Láser pediátrico

Tratamiento de Malformaciones Capilares en niños: consejos para evitar anestesia general.

El tratamiento de elección de las malformaciones capilares y muchas otras lesiones vasculares en niños (arañas vasculares, telangiectasias, malformaciones venosas, etc.) son los láseres vasculares entre los que destaca el láser de colorante pulsado.

A pesar de no ser un tratamiento muy doloroso (la sensación se describe como la del impacto suave de una goma elástica) la mayoría de niños, especialmente los más pequeños, experimentan mucha ansiedad y miedo de cara al tratamiento.

En algunos casos no hay más remedio que recurrir a la Anestesia General para conseguir finalizar el tratamiento; pero debemos tener en cuenta que los efectos adversos de los anestésicos generales en el sistema nervioso en desarrollo de los niños aún no están del todo aclarados (existe una alerta de seguridad por parte de la FDA para niños menores de 3 años).

En este artículo que publicamos recientemente en la revista “Pediatric Dermatology” exponemos los “trucos” que utilizamos habitualmente para evitar recurrir a la anestesia general en la mayoría de los niños. A modo resumido estos serían los 10 consejos.

  1. Empezar el tratamiento lo antes posible, incluso en el primer año de vida. Cada vez hay más estudios que indican mayor eficacia cuando las malformaciones capilares se tratan de forma muy precoz.
  2. Presencia de al menos uno de los padres: sirve para tranquilizar al niño y alivia su ansiedad.
  3. Emplear anestésicos tópicos para minimizar el dolor.
  4. Sistemas de enfriamiento que alivian dolor y protegen de erosiones, alteraciones de pigmento, etc.
  5. Utilizar diámetros del haz de láser mayores para terminar el tratamiento en el menor tiempo posible.
  6. Emplear frecuencias de disparo de láser elevadas para finalizar más rápido.
  7. Sujeción física: cuando no hay más remedio se puede recurrir a la sujeción del niño siempre por parte de ayudantes con experiencia.
  8. Técnica introductoria: al empezar el tratamiento con impactos de láser lejanos y no dolorosos el niño adquiere más confianza y facilita el resto de tratamiento.
  9. Técnica de presión: presionar la piel inmediatamente después del impacto del láser permite aliviar la sensación de dolor.
  10. Ofrecer sensación de control por parte del niño: en niños más mayores y adolescentes es importante acordar el inicio del tratamiento, la posibilidad de parar en cualquier momento, etc.
Contacto

Reserva tu cita

Tu nombre completo

Tu Email

Tu teléfono

Tu Mensaje

Grupo de Dermatología Pedro Jaén

Dermatología general, estética y láser
Atención a: pacientes privados
C/ Cinca 30 28002 Madrid
914 31 78 61 / 911 88 36 58

Hospital Quirónsalud Madrid

Dermatología general y quirúrgica
Atención a: pacientes privados y con compañía aseguradora (mayoría de compañías)
C/ Diego de Velázquez, 1, 28223 Pozuelo de Alarcón, Madrid
914 52 19 00

Hospital Quirónsalud Ruber Juan Bravo

Dermatología general y quirúrgica
Atención a: pacientes privados y con compañía aseguradora (mayoría de compañías)
C/ de Juan Bravo, 49 (duplicado), 28006 Madrid
901 50 05 01

dralegresanchez@gmail.com