Cicatrices en la mama

Las cicatrices en la mama son una secuela habitual tras procedimientos quirúrgicos, bien sea por procesos oncológicos (cáncer de mama) o tras una cirugía con fines estéticos. Estas cicatrices en la mama tienen unas particularidades especiales. Por suerte, cada vez contamos con más opciones de tratamiento para mejorarlas.

Particularidades de las cicatrices en el pecho

  • Las cicatrices en la mama pueden tener formas muy diversas según la técnica empleada en la reconstrucción: colgajos, injertos, implantes mamarios o no, etc.
  • El pecho es una zona de cierto riesgo de queloides, por lo que las cicatrices en la mama pueden tener este desarrollo indeseado.
  • Son cicatrices sometidas a cierta tensión por la eliminación de tejidos, colocación de prótesis que generan un nuevo volumen, etc.
  • Las cicatrices en la mama pueden asentar sobre una piel más débil por tratamientos quimioterápicos o de radioterapia en algunos casos.

Tratamientos tópicos que pueden ayudar con la cicatrización

Por desgracia, la mayoría de moléculas empleadas tópciamente en cremas o geles tienen escasa o nula evidencia en cuanto a su eficacia. Esto incluye a producots tan comunes como rosa de msoqueta, extracto de cebolla o vitamina E.

La excepción está en la silicona: producto que sí ha demostrado ser eficaz en las primeras fases de la cicatrizaciín produciendo un efecto de hidratación + aumento de temperatura + reducción de oxígeno de la cicatriz. Los productos a base de siliconas (apósitos, parches o geles) en las cicatrices en la mama pueden evitar la hipertrofia del tejido.

Láseres en las cicatrices del pecho

Los láseres son quizás la herramienta más eficaz y más segura para mejorar estas cicatrices y prevenir complicaciones. El uso de láseres vasculares o fraccionados en etapas precoces ha demostrado que los resultados a largo plazo serán más esteticos (enlace a artículo).

Lo ideal es realizar este tratamiento en las etapas más precoces, desde la retirada de los puntos o al menos en las 8 primeras semanas post-cirugía, para conseguir los mejores resultados. Esto es lo que se conoce como cicatrización asistida por láser.

Un tratamiento para cada tipo de cicatrices en la mama

Cuando las cicatrices ya son antiguas, también tenemos opciones de tratamiento dependiendo del tipo de cicatriz que estemos tratando:

  • Cicatrices hipertróficas o queloides: combinación de infiltraciones, crioterapia y láser vascular.
  • Cicatrices hipervascularizadas, rojas: láser vascular.
  • Cicatrices atóficas, hundidas o anchas (dehiscentes): láser fraccionado, relleno de grasa o plasma.

Por lo tanto, si bien lo ideal es tratar las cicatrices cuanto antes, por suerte ya tenemos opciones de tratamiento para casi todos los tipos de cicatrices en el pecho que podamos encontrarnos. Lo ideal es consultar para conseguir unas expectativas realistas con un tratamiento personalizado.