Diferencias entre radiofrecuencia y láseres

Existen en la actualidad múltiples dispositivos basados en energía para el rejuvenecimiento de la piel y tratamiento de problemas dermatológicos. Entre los más empleados se encuentran los láseres de distinto tipo y los aparatos de radiofrecuencia. Es frecuente que los pacientes confundan unos con otros por lo que conviene aclarar las diferencias entre radiofrecuencia y láseres.

Mecanismo de acción

En ambos casos, estamos hablando de dispositivos basados en energía, pero que emiten energía en distintos tramos del espectro electromagéntico. Para entendernos, en unos casos se emite energía en el tramo de la luz visible o infrarroja cercana (láseres y luz pulsada), mientras que en otro caso se emite energía en el tramo de las ondas de radio (radiofrecuencia).

La radiofrecuencia en concreto funciona emitiendo una corriente alterna entre dos electrodos, uno emisor y otro receptor. La piel, en concreto la dermis, funciona como resistencia al paso de esta energía eléctrica, y esta resistencia origina que la energía se transforme en calor. Este calor inducido es el responsable de los efectos de la radiofrecuencia.

Este calor sobre la dermis puede ser regulado tanto en la intensidad como en el tiempo. En general, temperaturas en torno a 45º durante 3-5 minutos serían suficientes para producir una desnaturalización del colágeno y estimular síntesis de colágeno y elastina nuevas.

Este efecto es diferente de los láseres, ya que estos emplean energía lumínica monocromática (un solo color) para atacar selectivamente un cromóforo objetivo de la piel (hemoglobina, melanina o agua principalmente). La absorción selectiva por esta diana es lo que origina los efectos de los láseres.

Esta particularidad hace que existan diferencias entre radiofrecuencia y láseres, en cuanto a sus efectos sobre la piel. Realmente no significa que un dispositivo u otro vaya a ser superior, sino que sus efectos serán distintos sobre la piel y por tanto los usaremos con diferentes objetivos.

Tipos de radiofrecuencia

Igual que tenemos distintos tipos de láseres, contamos con diferentes tipos de radiofrecuencia, en función de la forma que tengan de emitir la energía y calentar el tejido.

  • Monopolar: la energía sale por un electrodo situado en el terminal, calienta el tejido objetivo y vuelve a salir por un electrodo colocado en otra parte del cuerpo.
  • Bipolar: la energía se desplaza entre dos electrodos situados en el mismo terminal, esto hace que su profundidad esté más limitada pero también serán más seguros.
  • Fraccionada o multipolar: en realidad será monopolar o bipolar, pero contando con múltiples electrodos emisores simulatáneos en la misma pieza, y uno o varios electrodos de retorno. La generación de varios campos eléctricos simultáneos hace que la energía pueda penetrar más.
  • Micoragujas: combina la acción de microagujas que penetran en la piel, con la emisión de radiofrecuencia que calienta el tejido previeamente perforado. Permite aumentar el efecto de retensado y regeneración.
  • Combinada: cada vez existen más dispositivos que combinan el efecto de varias energías de forma simultánea. Por ejemplo, dispositivos que combinan láser fraccionado ablativo con radiofrecuencia bipolar. Esto permite realizar tratamientos en un solo paso a distintas profundidades y con distintos objetivos.

Diferencias entre radiofrecuencia y láseres

Radiofrecuencia

  • Alta penetración hasta >4 mm. Dermis profunda e hipodermis.
  • Calentamiento del tejido de forma inespecífica hasta inducir una nueva síntesis de colágeno y elastina.
  • Objetivo fundamental: rejuvenecimiento, retensado profundo, activación de metabolismo graso.

Láser

  • Penetraciones más bajas dependiendo del tipo de láser: epidermis a dermis superficial y profunda <4 mm.
  • Calentamiento selectivo de objetivos concretos: ejemplo láser vascular: hemoglobina. Láser de pigmento-melanina. Láser de rejuvenecimiento-agua.
  • Objetivo fundamental: tratamiento de patología (rosácea, acné), rejuvenecimiento, cicatrices, estrías, etc.