Rejuvenecimiento labio superior: código de barras y más

¿A qué llamamos labio superior?

El labio superior es una zona que podemos dividir en labio cutáneo (piel desde zona de boca a nariz), bermellón seco (mucosa labial expuesta o labio propiamente dicho) y bermellón húmedo (parte del labio dentro de la boca).

Se trata de una zona con una musculatura importante, expuesta a muchos movimientos por músculos como el orbicular de los labios, buccinador, elevador del labio superior, cigomáticos, etc. La presencia de tanta musculatura ocasiona que sea una zona sometida a muchos cambios con el paso de los años.

Además, el labio superior es un área cuyo aspecto preocupa especialmente con el paso de los años. A nivel estético es una zona muy relevante al estar situada en el centro facial y por el papel que juega la zona labial en mostrar una apariencia joven y sensual. Esto hace que muchas pacientes consulten para mejorar esta zona, principalmente cuando empiezan a verse las arrugas típicas en forma de “código de barras”.

¿Cómo envejece el labio superior?

Para abordar las distintas técnicas de rejuvenecimiento de esta área, primero tenemos que entender los cambios que suceden con el paso de los años:

1. Pérdida de volumen en labio superior: atrofia del bermellón (labio rojo) que se muestra fino y retraído hacia dentro. También la zona de la piel se atrofia, con una piel más fina y deshidratada.

2. Elongación del labio cutáneo: mayor distancia entre boca y nariz. por descolgamiento de los tejidos. En el centro facial el labio superior es casi la única zona que sufre este efecto. Al alejarse el labio de la nariz la zona muestra un aspecto más envejecido.

3. Arrugas verticales en labio cutáneo: el temido código de barras. Más frecuente en mujeres, probablemente por presentar menos estructuras glandulares y foliculares que los hombres. También más frecuentes en fumadores ya que aparecen principalmente por gesticulación excesiva del músculo orbicular.

4. Caída de comisuras bucales por descolgamiento: apariencia de cara triste. También se marcan más los surcos nasogenianos (desde la nariz a comisura bucal), por descolgamiento de las estructuras laterales de la cara.

¿Cómo podemos mejorar el aspecto del labio superior?

Ahora que sabemos qué sucede con esta zona podemos entender que para mejorar al máximo su aspecto necesitamos combinar distintas técnicas y tratamientos que aborden los diferentes problemas.

1. Resurfacing o remodelado: principalmente con láseres fraccionados ablativos como el láser de CO2. Por una parte produce un depósito de calor en la dermis que estimula la generación de colágeno y elastina para rellenar las arrugas del código de barras. Por otra parte, al realizar una ablación de un porcentaje de la piel, ésta debe estirarse durante la recuperación, de nuevo reduciendo las arrugas. Alternativas al láser sería la dermoabrasión mecánica o el microneedling.

2. Rellenos dérmicos y subdérmicos: es habitual emplear rellenos como el ácido hialurónico para rellenar o perfilar el labio mucoso o bien para rellenar las arrugas del código de barras. En el caso de las arrugas del código de barras se emplea hialurónico poco reticulado (poco denso) para disimular las arrugas sin aportar exceso de volumen. Como alternativa a los rellenos con hialurónico y moléculas similares esta el lipofilling o rellenos con grasa del propio paciente. Los resultados son más variables pero serán permanentes, a diferencia del hialurónico que se pierde con el tiempo.

3. Toxina botulínica: las arrugas del código de barras están producidas en gran parte por la acción repetida del músculo orbicular de los labios. El uso de toxina botulínica en muy poca cantidad en la zona del labio superior puede disminuir la potencia de este músculo. Es importante utilizar muy pocas unidades de toxina botulínica para no generar un efecto de “labio paralizado”.

4. Hilos tensores o lifting no quirúrgico: los hilos de material reabsorbible también pueden colocarse para redensificar la dermis y servir de soporte ante el descolgamiento que sufre el labio superior.

5. Cirugía: lip-lift. En ocasiones, la elongación del labio superior es tan excesiva por el paso de los años que se puede considerar la realización de un lip-lift mediante el cual se retira parte de la piel sobrante. Generalmente se realiza por una incisión justo debajo de la zona nasal, para que la cicatriz quede escondida en esa zona. Además de acortar el labio, esta cirugía tiene el efecto de evertir parcialmente el labio mucoso.

Existen por lo tanto multitud de técnicas distintas que podrán combinarse según los problemas predominantes en cada situación. Lo más importante es individualizar cada caso para seleccionar las mejores opciones.

Referencias:

1. Chen KH, Tam KW, Chen IF, et al. A systematic review of comparative studies of CO2 and erbium:YAG lasers in resurfacing facial rhytides (wrinkles). J Cosmet Laser Ther. 2017;19(4):199–204. doi:10.1080/14764172.2017.1288261
2. Tonnard PL, Verpaele AM, Ramaut LE, Blondeel PN. Aging of the Upper Lip: Part II. Evidence-Based Rejuvenation of the Upper Lip-A Review of 500 Consecutive Cases. Plast Reconstr Surg. 2019;143(5):1333–1342. doi:10.1097/PRS.0000000000005589
3. Ibrahim O, Ionta S, Depina J, Petrell K, Arndt KA, Dover JS. Safety of Laser-Assisted Delivery of Topical Poly-L-Lactic Acid in the Treatment of Upper Lip Rhytides: A Prospective, Rater-Blinded Study. Dermatol Surg. 2019;45(7):968–974. doi:10.1097/DSS.0000000000001743
4. Baudoin J, Meuli JN, di Summa PG, Watfa W, Raffoul W. A comprehensive guide to upper lip aesthetic rejuvenation. J Cosmet Dermatol. 2019;18(2):444–450. doi:10.1111/jocd.12881