Acné

¿Qué es el acné?

El acné es un patología cutánea que afecta a la unidad pilosebácea (formada por el pelo y la glándula sebácea) en zonas sebáceas del cuerpo: cara, tronco y espalda principalmente.

¿Por qué se produce y cuales son los síntomas del acné?

En el acné se producen una cascada de eventos que empiezan con la obstrucción de la salida del orificio folicular, formándose los comedones (espinillas). Esta obstrucción genera un acúmulo de sebo y aumento de la inflamación de la glándula sebácea formando de esta forma las pápulas (granos) y pústulas (granos con pus). Además en el acné interviene la infección por una bacteria denominada Propionobacterium acnés que acentúa los síntomas. Si la inflamación persiste se producen lesiones más profundas como forúnculos y abscesos y en último término pueden llegar a producirse cicatrices permanentes.

¿Quién puede padecer acné?

El acné es una de las patologías de la piel más frecuente. Afecta en mayor o menor medida hasta al 80% de los adolescentes y puede persistir en mayores de 30 años, principalmente en mujeres hasta en un 5-10% de los casos.

El principal estímulo para la aparición del acné son las alteraciones hormonales con exceso de andrógenos (hormonas masculinas), propias de etapas como la adolescencia pero que también se puede ver en mujeres en edad fértil entre los 30-40 años.

¿Qué es el acné hormonal?

Denominamos acné hormonal al acné que persiste o aparece por primera vez en mujeres en edad fértil no adolescentes (entre los 20-40 años principalmente). Se caracteriza por aparecer principalmente en la zona del cuello, ángulos mandibulares, escote y espalda, y presentarse con lesiones menos inflamatorias que las del acné adolescente. Además, es muy frecuente que tenga un patrón de aparición de forma cíclica, coincidiendo con el ciclo menstrual. No siempre se asocia a otros signos de hiperandrogenismo aunque siempre hay que descartarlos: hirsutismo (aparición de pelo en zona típica de varones como la barba), menor densidad de pelo en cuero cabelludo, etc.

¿Y la dieta…?

Existe mucha controversia entre dieta y acné. Lo cierto es que lo único que se ha demostrado científicamente es que el acné tiende a empeorar cuando ingerimos alimentos con alto índice glúcemico, es decir, alimentos muy calóricos como la bollería procesada, azucares refinados, etc. De todas formas, si algún alimento tenemos la sensación de que nos empeora el acné, lo mejor en estos casos es evitarlo.

¿Cómo se trata el acné?

El tratamiento debe ser individualizado en cada paciente en función de su edad, tipo de acné, gravedad, distribución, etc. A grandes rasgos disponemos de los siguientes tratamientos:

Tratamientos tópicos para el acné

  1. Jabones limpiadores, antiseborreicos y otros productos de higiene personal: siempre deben utilizarse productos oil-free y jabones con perfil antiseborreico para controlar mejor la producción de sebo.
  2. Fármacos tópicos anti-acné: principalmente se usan antibióticos tópicos (clindamicina, eritromicina, etc.), retinoides tópicos (tretinoina, adapaleno…) o peróxido de benzoilo. Lo que está demostrado es que los productos que combinan dos agentes (antibiótico + peróxido de benzoilo/retinoides) son superiores. Además no deben utilizarse antibióticos en monodosis porque podríamos generar resistencias.

Tratamientos orales para el acné

  1. Antibióticos orales: existen distintos antibióticos que pueden mejorar el acné por reducir la inflamación de la piel. Los más utilizados son las tetraciclinas, sobre todo la doxiciclina. Se utilizan en pautas largas (30-40 días).
  2. Isotretinoina oral: la isotretinoina es un retinoide, derivado de la vitamina A, que mejora el acné por producir una atrofia de la glándula sebácea, mejorar el pefil de inflamación y ser queratolítico. Su uso debe ser controlado por el dermatólogo ya que puede producir algunos efectos adversos que por lo general son muy raros (alteraciones hepáticas y fotosensibilidad entre otros). Sí es importante saber que su uso en mujeres en edad fértil está condicionado a mantener una actitud de anticoncepción estricta ya que puede producir graves malformaciones fetales en caso de embarazo. En general se tolera muy bien y es de los tratamientos más eficaces que tenemos para erradicar el acné.
  3. Tratamientos hormonales: para el tratamiento del acné hormonal en mujeres jóvenes son muy eficaces los anticonceptivos con perfil antiandrogénico (principalmente aquellos que contienen drospirenona o acetato de ciproterona), así como otros fármacos antiandrogénicos como la espironolactona.

Otros tratamientos

Láser y otros dispositivos lumínicos: alternativamente a los fármacos o de forma asociada se ha demostrado eficacia en el acné con el empleo de algunos tipos de láseres vasculares, fuentes de luz, terapia fotodinámica o terapia biofotónica (Kleresca®). Estos tratamientos por lo general son muy bien tolerados y deben repetirse en varias sesiones espaciados entre varios días

Respecto a las cicatrices del acné, su tratamiento exige un abordaje combinado. Se pueden consultar las distintas alternativas aquí.

Contacto

Reserva tu cita

Tu nombre completo

Tu Email

Tu teléfono

Tu Mensaje

Grupo de Dermatología Pedro Jaén

Dermatología general, estética y láser
Atención a: pacientes privados
C/ Cinca 30 28002 Madrid
914 31 78 61 / 911 88 36 58

Hospital Quirónsalud Madrid

Dermatología general y quirúrgica
Atención a: pacientes privados y con compañía aseguradora (mayoría de compañías)
C/ Diego de Velázquez, 1, 28223 Pozuelo de Alarcón, Madrid
914 52 19 00

Hospital Quirónsalud Ruber Juan Bravo

Dermatología general y quirúrgica
Atención a: pacientes privados y con compañía aseguradora (mayoría de compañías)
C/ de Juan Bravo, 49 (duplicado), 28006 Madrid
901 50 05 01

dralegresanchez@gmail.com