Cicatrices con picor y dolor

El proceso de cicatrización es complejo, incluyendo distintas fases que se prolongan durante varios meses. En este proceso es habitual que se puedan sufrir síntomas, lo que ocasiona que podamos tener cicatrices con picor y dolor. Lo habitual es que estos síntomas se produzcan en las primeras fases de la cicatrización en las que la inflamación es más relevante. Sin embargo, es posible encontrar cicatrices que puedan ser molestas incluso varios años después de haberse producido el daño inicial.

¿Por qué podemos tener cicatrices con picor y dolor?

Cuando se produce el daño inicial, se activan las fibras nerviosas de las neuronas sensitivas que transmiten la sensación de dolor, conocidas como fibras Aδ y C. Las fibras Aδ transmiten el dolor agudo de forma rápida, mientras que las fibras tipo C transmiten de forma más lenta, y son responsables de la sensación de “ardor”  y del picor. Desde la médula espinal el dolor es transmitido al tálamo y de aquí hacia la corteza cerebral somatosensorial, donde se procesa la sensación de dolor como tal.

En el caso de las heridas que resultarán en cicatrices, el daño producido es profundo y produce una laceración de las propias terminaciones nerviosas, que tendrán que regenerarse de nuevo. Esto hace que durante las fases iniciales, en las que la cicatriz está inflamada, las terminaciones estén casi continuamente activándose, produciendo esa molesta sensación de dolor, picor o ardor de una forma mantenida en el tiempo.

A largo plazo, algunas cicatrices mantienen una sensación de picor o dolor conocido como DOLOR NEUROPÁTICO. El dolor neuropático es un proceso complejo que incluye diferentes mecanismos. En líneas generales, el problema tiene su base en una activación mantenida de las fibras transmisoras del dolor. Esa activación mantenida acaba generando una HIPEREXCITABILIDAD de éstas. Es decir, la sensación de dolor o picor se produce ya ante cualquier mínimo estímulo (como un simple roce sobre la cicatriz) o incluso de forma espontánea.

Existen distintos términos para describir estas sensaciones que se sienten ante el dolor neuropáitco, tales como alodinia (dolor ante estímulo que no debería ser doloroso, como el roce), hiperalgesia (dolor exagerado ante estímulos dolorosos menores) o disestesia (sensación anormal de forma mantenida, con o sin estímulo, generalmente como hormigueo o picor).

 En el caso de la sensación de picor, parece existir además un mecanismo de maladaptación a nivel central. El rascado frente al picor produce sensación placentera inicialmente, y sin embargo, a su vez el rascado perpetúa el picor. Esto hace que se genere un círculo vicioso picor-rascado-picor.

¿Cómo podemos mejorar los síntomas de las cicatrices con picor y dolor?

En función de la gravedad de los síntomas se puede recurrir a distintos tipos de tratamientos para tratar de paliar la sensación de picor/dolor asociado a las cicatrices:

  • Productos tópicos: generalmente a base de anestésicos como lidocaína y/o corticoides (en fases inflamatorias de la cicatriz). A largo plazo hay alternativas a base de capsaicina o doxepina, para controlar el dolor neuropáticos. La capsaicina también está disponible en parches de alta concentración que deben usarse bajo control médico.
  • Infilraciones locales como anestésicos, corticoides o incluso plasma rico en plaquetas o tóxina botulínica para reducir la posible tensión asociada.
  • Fármacos orales: antiinflamatorios no esteroideos en fases iniciales o bien antidepresivos tricíclicos o antiepilépticos como gabapentina, en fases en las que predomina el dolor/picor de tipo neuropático.
  • Rehabilitación física: en cicatrices extensas, como las de las qumaduras o accidentales, es básico seguir un protocolo de rehabilitación médico que favorezca la recuperación de la movilidad de forma precoz para evitar fibrosis excesiva. La eficacia de los masajes es controvertida aunque existen estudios en los que se demuestra eficacia para cicatrices quirúrgicas o de quemaduras.
  • Láser dermatológico: curiosamente, el láser vascular ha demostrado reducir los síntomas de picor y dolor de algunas cicatrices, sobre todo en las primeras fases de la cicatrización. Conviene realizar este tratamiento cuanto antes para conseguir un mejor control.

En resumen, existen distintas alternativas dependiendo del grado de dolor/picor asociado, el tipo de cicatriz, y las características de cada caso. El manejo de las cicatrices con picor o dolor o cualquier otro tipo de síntomas, requieren un conocimiento del proceso de cicatrización. Los mejores resultados suelen conseguirse combinando tratamientos de distinta naturaleza.

REFERENCIAS

  1. Parnell LKS. Itching for Knowledge About Wound and Scar Pruritus. Wounds. 2018;30(1):17-36.
  2. Sohrabi C, Goutos I. The use of botulinum toxin in keloid scar management: a literature review. Scars Burn Heal. 2020;6:2059513120926628. Published 2020 Jun 26. doi:10.1177/2059513120926628
  3. Klifto KM, Asif M, Hultman CS. Laser management of hypertrophic burn scars: a comprehensive review. Burns Trauma. 2020;8:tkz002. Published 2020 Jan 16. doi:10.1093/burnst/tkz002
  4. Fu X, Dong J, Wang S, Yan M, Yao M. Advances in the treatment of traumatic scars with laser, intense pulsed light, radiofrequency, and ultrasound. Burns Trauma. 2019;7:1. Published 2019 Jan 29. doi:10.1186/s41038-018-0141-0