Endpoint del láser

Cuando hablamos en los láseres dermatológicos del Endpoint del Láser (o punto óptimo), en realidad es muy parecido a lo que sería el punto perfecto de cocción en la cocina. El endpoint es el punto exacto de tratamiento en el que vamos a encontrar los resultados deseados sobre la piel, sin llegar a tener complicaciones. Si nos quedamos cortos no vemos resultados (en la analogía con la cocina, la comida queda cruda, sin sabor), y si nos pasamos podemos tener complicaciones (hemos quemado en exceso).

Dependiendo del láser que utilicemos, este endpoint puede ser más fácil de conseguir, por ser muy amplio (es difícil equivocarse); o más complejo, por ser muy estrecho (es fácil quedarse corto o pasarse). Para los pacientes, las implicaciones que va a tener este endpoint serán relevantes en el periodo de recuperación. Muchas veces ese endpoint puede ser llamativo durante unos cuantos días, incluso aunque luego tengamos los resultados deseados.

Por eso es importante que antes de realizarse un tratamiento con láser dermatológico se conozca el endpoint del láser, así como la duración de ese efecto, para no llevarnos sustos durante el periodo de recuperación.

 

¿Cuáles son los endpoint de cada láser?

Dependiento del tipo de problema a tratar, tipo de piel (edad, fototipo claro u oscuro), localización anatómica, etc. tendremos un endpoint del láser diferente. A continuación repasamos el endpoint del láser en función de cada uno de los tipos de tratamientos más frecuentes.

 

Láser vascular

El objetivo del láser vascular será conseguir la coagulación del vaso sanguíneo o zona vascular que estemos tratando. Es decir, cerrar ese vaso por completo para que no se traduzca en un enrojecimiento de la piel (típico de problemas como la rosácea, las arañas vasculares, angiomas, etc.). Para ello los diferentes láseres vasculares o dispositivos de luz pulsada lo que hacen es calentar la hemoglobina propia de la sangre que está en el interior de esos vasos, para que ese calor produzca un colapso del vaso entero y de esa forma cerrarlo.

Este mecanismo de acción se traduce en que el endpoint del láser vascular es lo que llamamos una reacción de púrpura. Al calentar el vaso sanguíneo hasta cerrarlo y/o romperlo, se produce una especie de pequeño hematoma localizado en la zona tratada. Por lo general esto indica que los resultados van a ser buenos, y no suele durar más allá de una semana.

 

Láser en lesiones pigmentadas y tatuajes

El objetivo del láser para lesiones pigmentadas como los léntigos, manchas solare o tatuajes, es producir una ruptura controlada de ese exceso de pigmento, para que el cuerpo pueda eliminarlo en la curación y así aclarar la piel. Estos láseres son los láseres tipo Q-switched de nanosegundos o de picosegundos, que emiten pulsos de alta energía ultracortos, para romper los pequeños fragmentos de pigmento (melanina o tinta del tatuaje).

El endpoint perfecto del láser de pigmento inicialmente es un blanqueamiento de la lesión, ya que el pigmento al romperse hace micro-vesículas dentro de la piel que ópticamente se ven desde fuera como un color blanquecino. Con el paso de las horas y los días esto se traduce en un enrojecimiento y finas costras en las zonas tratadas, que se van a resolver en una semana. La piel puede permanecer inflamada con enrojecimiento unas semanas más hasta finalmente conseguir aclararse.

 

Láser ablativo para vaporización de lesiones

Los láseres ablativos quirúrgicos nos permiten eliminar lesiones cutáneas benignas por problemas estéticos o por molstias por picor, roce, etc. Estos láser son el láser de CO2 o el de erbio. Funcionan por una gran afinidad por el agua que está en todas las capas de la piel, de tal forma que producen una aturéntica vaporización de la piel en su conjunto.

El endpoint en estos láseres será una eliminación del tejido que sobra, llegando hasta la superficie de la piel sin pasarnos. Durante la recuperación se formará una costra en el proceso de curación de la herida, que por lo general no dura más de unos 10-15 días.

 

Láser fraccionado no ablativo

El objetivo del láser no ablativo para rejuvenecimiento es realizar un calentamiento fraccionado en las capas profundas de la piel (la dermis), para aumentar la síntesis de colágeno y elastina. Al ser no-ablativo no se llega a producir una perforación de la piel sino que se respeta la capa más superficial, la epidermis.

Esto hace que el endpoint de estos láseres consista en un enrojecimiento y edema (inflamación) de la piel, sin llegar a formarse costas. Dependiendo de la energía empleada este enrojecimiento puede durar desde unas pocas horas a 2-3 días.

 

Láser fraccionado ablativo

Cuando utilizamos un láser ablativo en su modalidad fraccionada para el rejuvenecimiento de la piel, estamos produciendo auténticas microperforaciones en la piel además de generando un calentamiento en las capas más profundas. Esto hace que la piel sufra una retracción durante la recuperación, eliminando parcialmente las arrugas o rellenando las cicatrices atróficas y generando síntesis de nuevo colágeno y elastina en el largo plazo.

El endpoint de estos láseres dependerá del tipo de resultados que estemos buscando. En el caso de cicatrices (por ej cicatrices de acné) o tratamiento de arrugas profundas (código de barras del labio superior), el tratamiento debe ser con alta energía, por lo que el endpoint puede incluir pequeños puntos de sangrado y mucha inflamación en la zona tratada. Durante la recuperación estas microperforaciones se convertirán en microcostras que irán pelando a lo largo de 1-2 semanas, y la inflamación persistirá como un enrojecimiento de la piel de entre 10-15 días y hasta 1 mes en tratamientos fuertes.

 

Por lo tanto, ya hemos visto como los endpoint del láser influyen en los resultados pero también en el periodo de recuperación. Conocerlos nos hace prepararnos mejor antes de un tratamiento y entender los cambios que sucederán en los días posteriores al láser.

 

REFERENCIAS

  1. Wanner M, Sakamoto FH, Avram MM, et al. Immediate skin responses to laser and light treatments: Therapeutic endpoints: How to obtain efficacy. J Am Acad Dermatol. 2016;74(5):821–833. doi:10.1016/j.jaad.2015.06.026
  2. Wanner M, Sakamoto FH, Avram MM, Anderson RR. Immediate skin responses to laser and light treatments: Warning endpoints: How to avoid side effects. J Am Acad Dermatol. 2016;74(5):807–820. doi:10.1016/j.jaad.2015.06.025