Tratamiento en casa para cicatrices de acné

Sabemos que las cicatrices de acné suponen una secuela irreversible del acné inflamatorio, que nunca conseguiremos eliminar del todo. Los tratamientos más efectivos suelen incluir peelings y láseres dermatológicos en consulta. Sin embargo existen opciones de tratamiento en casa para cicatrices de acné que podemos tener en cuenta para mejorar su aspecto y potenciar los resultados de las técnicas médicas.

Tratamiento en casa cicatrices de acné

Medidas generales

Entre las medidas generales es fundamental evitar la manipulación de las lesiones activas o residuales del acné. Se ha demostrado que la manipulación es una de las causas principales de cicatrices de acné. Además, sobre todo en pieles oscuras, conviene mantener una correcta fotoprotección para evitar marcas hiperpigmentadas.

Cosméticos tópicos

Existen distintos productos cosméticos en formas de cremas, geles, emulsiones, etc. que llevan principios activos que pueden servir como tratamientos en casa para cicatrices de acné. Se sabe que los productos a base de retinoides (como el retinol, tretinoina – éste solo bajo prescripción médica – y otros derivados) consiguen generar cierto remodelado de la piel que ayuda a activar la síntesis de nuevo colágeno y elastina por parte de la piel. También los alfa-hidroxiácidos (como el ácido glicólico) pueden ayudar en esta reactivación cutánea aunque con menos impacto sobre las cicatrices.

Por otra parte, existen algunos ingredientes que ayudan a reducir la inflamación presente en las marcas de acné, entre los que destacan los derivados de la vitamina B3 (nicotinamida/niacinamida) o de la vitamina B5 (pantenol). Combinando ambos tipos de productos conseguimos regenerar la piel sin inducir un exceso de inflamación.

Dispositivos de microagujas

Cada vez son más populares los dispositivos conocidos genéricamente como Dermaroller” o rodillo cutáneo o bien “Dermapen” o boli cutáneo. Estos aparatos funcionan por medio de microagujas que se insertan en la piel generando un daño que supone un estímula para la regeneración. Hay que tener en cuenta que su eficacia siempre será menor que los dispositivos en consulta, que suelen combinar la generación de una ablación o lesión en la piel con depósito de calor en la dermis (como es el caso del láser de co2 o de los aparatos de microagujas con radiofrecuencia).

Además, su uso no está exento de riesgos como reactivación del acné activo, infecciones o hiperp/hipopigmentaciones. Lo más aconsejable es consultar con el dermatólogo si se quiere incluir este tipo de tratamientos en la rutina de mejora de las cicatrices de acné. Hay que tener en cuenta que solo los dispositivos que penetren los suficiente (a partir de 1-1,5 mm) tendrán un impacto real sobre las cicatrices.

Dispositivos de luz LED

Existen distintos dispositivos domiciliarios a base de LEDs que pueden emplearse en casa para el tratamiento del acné activo y sus secuelas en forma de cicatrices. Si bien estos aparatos parecen tener poco efecto en monoterapia (como único tratamiento), sí que parece que su uso combinado con otras alternativas como los láseres dermatológicos en consulta podrían tener cierto impacto.

De estos dispositivos, aquellos con luz azul y roja son los más eficaces ya que la luz azul será más eficaz para el acné activo y la luz roja más estimuladora de reparación de la piel. El resto de colores no han demostrado una eficacia real a nivel dermatológico.

Conclusiones…

En resumen, existen distintos tipos de tratamientos en casa para cicatrices de acné que podemos emplear conjuntamente con los tratamientos dermatológicos en consulta. Como siempre sucede con las cicatrices, lo ideal es tener un plan de tratamiento personalizado, individualizado a cada situación, para conseguir los mejores resultados.