Maskné: ¿se puede tratar con láser?

Con el uso continuado de mascarillas por la pandemia del SARS-COV2 (Covid-19) hemos asistido a la aparición de distintos problemas dermatológicos en la cara, entre los que destaca el conocido como maskne. Pero, ¿qué es en realidad el maskne?. El maskne es un tipo de reacción acneiforme, similar al acné, que puede parecerse más a un acné puro con granos, pústulas y piel muy grasa, o bien más parecido a la rosácea (con piel roja, sensible y pápulas pequeñas). En cuanto a sus tratamientos, existen distintas alternativas y una de las opciones interesantes es conocer que el maskne se puede tratar con láser de algunos tipos.

Ahora que sabemos qué es vamos a intentar responder a la pregunta de ¿por qué aparece el maskne?. El uso continuado de mascarillas genera una fricción y roces sobre la piel, que a su vez provoca el cierre por oclusión folicular de los folículos pilosos. La piel al estar ocluisa va a estar hiperhidratada y cone xceso de grasa (hiperseborrea). Además vamos a tener una alteración en la microbiota habitual de la cara. Todo esto es el caldo de cultivo perfecto para la aparición del maskne.

 

;askne

 

Medidas generales contra el maskne

Aunque luego repasaremos más a fondo el tema de que el maskne se puede tratar con láser, no hay que perder de vista las medidas generales contra el maskne. Se trata de las rutinas de cosmética que nos van a hacer que la piel esté más protegida y con menos riesgo de sufrirlo.

Antes de ponernos la mascarilla conviene emplear productos tipo cremas con función barrera fundamentalmente a base de emolientes como ceramidas y de astringentes como sulfato de zinc, cobre etc.

Después hay que insistir en las limpiezas tras la retirada de la mascarilla para retirar todas las impurezas que se hayan acumulado y reducir el exceso de grasas., Esto lo haremos empleando jabones suaves o aguas micelares para pieles sensibles.

Por la noche, conviene emplear productos indicados para renovación nocturna, principalmente a base de queratolíticos para liberación folicular (hidroxiácidos, retinoides…) y de seborreguladores para reducir el exceso de grasa (ácido salicílico principialmente).

¿Cómo puede ayudar el láser en el maskné?

 

Uno de los problemas principales del maskne es que hay un exceso de inflamación mantenido que se traduce en una piel permanente roja y con irritación. Esto desencadena la cascada de inflamación que lleva a la aparición de lesiones típicas en forma de granos.

El láser vascular es un potente anti-inflamatorio, que reduce este exceso de rojez de la piel y frena la cáscada de inflamación. De esta forma se consigue eliminar y prevenir el maskne. Se suele emplear combinado con el resto de medias generales que hemos comentado para aumentar su eficacia.

Generalmente son recomendables unas 3-5 sesiones de este láser vascular, realizadas a intervalos de 1 mes. La recuperación es rápida con un aumento de rojez durante 2-3 días post-láser que cede posteriormente.