5 combinaciones de láser e inyectables

Es cada vez más habitual que se realicen combinaciones de tratamientos tanto en indicaciones dermatológicas como de Medicina Estética. Estas combinaciones nos permiten optimizar el tiempo de nuestros pacientes, y conseguir mejores resultados en menor tiempo. En este artículo se explicarán 5 combinaciones de láser e inyectables para 5 indicaciones diferentes pero muy habituales.

 

1.Arrugas peribucales o perioculares – toxina botulínica + láser fraccionado

Las arrugas de la zona peribucal (conocidas como código de barras en el labio superior) o de la zona periocular (las temidas patas de gallo) son muy frecuentes. Son consecuencia de la contracción repetida de dos músculos: el orbicular de la boca y el orbicular de los ojos. En ambos casos, la toxina botulínica (conocida por su nombre comercial Botox) consigue suavizar la acción de este músculo y evitar esas arrugas. Si además combinamos la toxina con láser fraccionado vamos a reactivar la síntesis de colágeno en la zona y reparar aún más las arrugas.

 

2.Cicatrices de acné – relleno con ácido hialurónico + láser de CO2

La mayoría de las cicatrices de acné son de tipo atrófico, es decir, suponen una depresión en la piel. Es por ello que la combinación de un relleno con capacidad de voluminizar como el ácido hialurónico es un paso inicial perfecto para levantar esas cicatrices. Por otra parte, el láser ablativo de CO2 se considera la mejor herramienta para estas cicatrices ya que el depósito de calor que produce consigue elevar las depresiones de la piel. Es por ello que esta es una de las 5 combinaciones de láser e inyectables principales.

 

3.Fotoenvejecimiento – luz pulsada + plasma rico en plaquetas

Cuando tenemos cambios en la piel por el paso del tiempo y la exposición solar crónica, tenemos que buscar tratamientos que cubran varios objetivos. Para ello, la combinación de luz pulsada (que tratará tanto las manchas, como alteraciones vasculares como colágeno) junto con plasma rico en plaquetas en mesoterapia, es una combinación ganadora. El plasma consigue potenciar los resultados del láser y reactivar la síntesis de colágeno de nuestra piel.

 

4.Descolgamiento y flacidez – HIFU + inductores de colágeno

A la hora de tratar el descolgamiento y la flacidez, tendremos que emplear dispositivos de energía con una profundidad suficiente para tratar las fascias musculares. Los ultrasonidos focalizados de alta intensidad (HIFU) son capaces de calentar esas estructuras y retensar la piel. Si además lo combinamos con inductores de colágeno como la hidroxiapatita cálcica, vamos a conseguir un efecto sinérgico de retensado.

 

5.Doble mentón o papada – radiofrecuencia con microagujas + desoxicólico

La temida papada es un acúmulo de grasa en la parte media superior del cuello, justo debajo del mentón. Es una condición difícil de tratar pero que cada vez tiene más alternativas. El uso de ácido desoxicólico inyectado, con acción lipolítica (destrucción de grasa), es una buena opción. El resultado es aún mejor si lo combinamos con radiofrecuencia con microagujas que también tendrá acción lipolítica además de producir un retensado de la piel.

 

Se han presentado en este caso 5 combinaciones de láser e inyectables para indicaciones habituales en Dermatología y Medicina Estética. Sin embargo, lo ideal siempre será individualizar en cada paciente y cada situación para tener una combinación de tratamientos a medida.