Láser en melasma

Láser en melasma
Láser en melasma

El melasma es un trastorno de hiperpigmentación muy frecuente que aparece sobre todo en mujeres (!90% de casos!), y más en edad joven-media. Aparece como manchas oscuras de bordes irregulares, simétricas, generalmente en zona facial. En su aparición sabemos que intervienen factores hormonales (embarazos, toma de anticonceptivos, alteraciones menstruales), pero también la exposición a luz solar de forma prolongada. El láser en melasma es una buena alternativa de tratamiento.

El tratamiento es complicado ya que las recaídas son muy habituales y exige la combinación de distintos tratamientos (láser en melasma, peelings despigmentantes, cosméticos en casa), junto con una fotoprotección muy estricta.

El láser en melasma es una de las mejores opciones de tratamiento pero tiene algunas particularidades que debemos entender para poder conseguir los mejores resultados:

1. Se utiliza de forma COMBINADA con otros tratamientos: los estudios señalan que el láser en melasma consigue mejores resultados cuando se combina junto con tratamientos despigmentantes domiciliarios o en consulta (peelings), que incluyen principios activos como la hidroquinona, ácido kójico, azelaico, retinoico o tranexámico entre otros. La combinación con ácido tranexámico oral también consigue muy buenos resultados.

2. Deben usarse a ENERGÍAS BAJAS-controladas: el láser en melasma es un tratamiento complementario para tratar de movilizar el pigmento. Se deben evitar tratamientos muy agresivos, que produzcan excesiva inflamación, ya que podemos emperoar el melasma con una hiperpigmentación postinflamatoria.

3. Existen distintas ALTERNATIVAS de láser y luz pulsada, en general los más empleados son los láseres de pigmento Q-switched de nano y picosegundos a energías bajas (procedimiento conocido como “Picotoning”). Otras alternativas son los láseres fraccionados no-ablativos o la luz pulsada. Incluso los láseres vasculares parecen mejorar el melasma que tiene mucho componente vascular asociado. Lo ideal es tener todas las opciones para seleccionar la mejor combinación en cada caso.

4. Siempre debe acompañarse de una FOTOPROTECCIÓN estricta: el láser en melasma sólo podrá hacerse con un compromiso de fotoprotección por parte del paciente, que deberá mantenerse durante las semanas siguientes. Se deben seleccionar fotoprotectores que cubran tanto la radiación UVA, UVB; como la luz visible e incluso la energía de los infrarrojos.

5. Requiere VARIAS SESIONES de tratamiento y mantenimiento: por lo general se suele realizar un plan de tratamiento inicial con entre 2-5 sesiones espaciadas por 2-6 semanas. Si los resultados son buenos y no existen recaídas muy fuertes pueden realizarse sesiones de mantenimiento anuales.

REFERENCIAS: