Rejuvenecimiento del cuello

La zona cervical especialmente compleja tanto anatómicamente como por su función y su localización. Esto hace que el rejuvenecimiento del cuello sea todo un reto por distintos motivos.

Por una parte la piel del cuello está sometido a movimientos continuos así como a la acción de la gravedad, teniendo además poco soporte óseo a diferencia de la cara. Además, es una zona expuesta al sol de forma casi continuada y que muchas veces nos olvidamos de proteger y cuidar apropiadamente.

¿Cómo envejece el cuello?

Existen una serie de cambios que determinan el envejecimiento del cuello:

  • Pérdida del reborde mandibular: la línea mandibular marcada es un signo de juventud y belleza.
  • Ángulo cervicomentoniano más amplio de 105-120º: la barbilla se continúa con el cuello con poca angulación.
  • Laxitud de la piel que se muestra “descolgada” a lo largo del cuello.
  • Acumulación de grasa submentoniana que impide marcación de borde anterior de músculo esternocleidomastorideo y del borde del cartílago tiroideo. La famosa papada.
  • Fotoenvejecimiento de la piel: deshidratación, manchas solares y alteraciones vasculares.
  • Arrugas horizontales del cuello: collares de Venus.
  • Prominencia de las bandas platismales de disposición vertical.

 

¿Cómo prevenir el envejecimiento del cuello?

Antes de que se produzcan cambios irreversibles, existen algunos hábitos que podemos adquirir para evitar el envejecimiento cervical. En primer lugar, es de vital importancia mantener una buena fotoprotección e hidratación de esta zona. Ya se sabe que el cuello es el gran olvidado en el cuidado diario con cosméticos. Proteger la piel del sol evitará cambios en forma de manchas, alteraciones vasculares y laxitud.

Además, es importante mantener buenos hábitos de alimentación y de ejercicio físico, que nos permitan evitar en la medida de lo posible el acúmulo de grasa submentoniana (también conocido como papada o doble mentón). El acúmulo de grasa es además uno de los aspectos más difíciles de abordar en el rejuvenecimiento del cuello.

Otro aspecto a cuidar es el de la postura cervical. Pasamos muchas horas sentados con ordenadores o consultando otros dispositivos electrónicos como tablets o móviles. Por lo tanto, es importante que el cuello esté erguido y no doblado la mayor parte de este tiempo. Están ya descritas las arrugas horizonatales acentuadas en lo que se ha llamado el tech-neck: pasar muchas horas con el cuello flexionado marca más estas arrugas.

 

Técnicas de rejuvenecimiento del cuello

Una vez tenemos los problemas anteriormente descritos, por suerte cada vez tenemos más técnicas que nos van a permitir abordar el rejuvenecimiento del cuello. Como hemos visto, existen distintos problemas asociados al cuello envejecido. Por ello, para dar respuesta a estos problemas, tendremos que combinar distintas técnicas en función de los aspectos que predominen.

Mejora calidad de piel: manchas alteraciones vasculares y laxitud

  • Luz pulsada intensa: muy buena opción para tratar en un mismo momento tanto manchas vasculares, como alteraciones de pigmento y aumentar síntesis de colágeno.
  • Láseres fraccionales de resurfacing: el más eficaz es el láser de CO2, ya que al depositar calor en la piel y así consigue mayor retracción mejorando la laxitud.
  • Láseres de pigmento o vasculares: cuando predominan alguna de estos dos tipos de problemas. Se pueden combinar con los anteriores.

Mejora de flacidez y descolgamiento cutáneo

  • Radiofrecuencia: existen distintas modalidades de dispositivos de radiofrecuencia para rejuvenecimiento cervical: monopolar, fraccionada con microagujas, subcutánea controlada por temperatura, etc. En todos estos casos el objetivo es, mediante una corriente eléctrica, llegar a calentar las capas más profundas de la dermis a una temperatura entre 40-45ºC y hasta 60-70ºC para producir un aumento de síntesis de colágeno y una retracción.
  • Ultrasonidos microfocalizados de alta intensiad con visualización: el objetivo es parecido al de la radiofrecuencia, pero pudiendo actuar aún a mayor profundidad: tejido subdérmico e incluso fascia muscular. En este caso se producen múltiples zonas microtérmicas de coagulación de 65ºC, a distintos niveles de profundidad, con el mismo objetivo de conseguir un retensado.

Mejora de arrugas cervicales y atrofia cutánea

Mejora de grasa submentoniana (papada)

Varias de las técnicas que ya hemos visto, como la radiofrecuencia o los ultrasonidos, tienen cierto efecto en reducción de la papada o grasa submentoniana. Sin embargo, cuando esta es muy evidente, tendremos que hacerle frente de forma específica con ténicas concretas:

  • Criolipolisis: mediante el enfriamiento de los adipocitos (células de la grasa), se consigue su destrucción parcial. Requiere de distintas sesiones.
  • Ácido desoxicólico ATX101: se inyecta a nivel subcutáneo para producir una destrucción de la grasa. Además también parece mejorar la laxitud cutánea. Requiere de varias inyecciones repetidas mensualmente.
  • Liposucción convencional o mediante láser (láserlipo): cuando el acúmulo de grasa es importante puede ser una opción que mejore mucho el aspecto.

Mejora de las bandas platismales

El platisma es un músculo muy amplio y fino, que se extiende desde la zona del escote, donde se inserta en las clavículas y esternón, hasta la zona facial donde se inserta en la mandíbula y se entremezcla con otros músculos de la zona inferior de la cara. Con la edad, por la atrofia de la piel, se pueden marcar más ss bandas fibrosas longitudinales, lo que llamamos bandas platismales. Esto puede ser corregido con las siguientes técnicas:

  • Toxina botulínica: inyectada en distintas zonas a nivel subdérmico consigue reducir la fuerza de este músculo. Su inconveniente es que el efecto es limitado en el tiempo por lo que tendría que repetirse 2-3 veces al mes.
  • Ablación por radiofrecuencia de inervación muscular: existe la posibilidad de destruir selectivamente las ramas del nervio facial encargadas del movimiento del platisma. Es una técnica más definitiva que la toxina botulínica, aunque entraña mayores riesgos y su uso en el rejuveneicmiento del cuello aún no está tan extendido.

 

En total, se han resumido hasta 12 técnicas no invasivas distintas que pueden emplearse en el rejuvenecimiento del cuello. Lo ideal es realizar distintas combinaciones en cada una de las sesiones, dependiendo del problema predominante en cada caso. A pesar de todo, en ocasiones no hay más remedio que recurrir a la cirugía (lifting cervical) para conseguir resultados óptimos.

 

REFERENCIAS:

  1. Vanaman M, Fabi SG, Cox SE. Neck Rejuvenation Using a Combination Approach: Our Experience and a Review of the Literature. Dermatol Surg. 2016;42 Suppl 2:S94–S100. doi:10.1097/DSS.0000000000000699
  2. Peterson JD, Kilmer SL. Three-Dimensional Rejuvenation of the Décolletage. Dermatol Surg. 2016;42 Suppl 2:S101–S107. doi:10.1097/DSS.0000000000000758
  3. Oram Y, Akkaya AD. Neck Rejuvenation with Fractional CO2 Laser: Long-term Results. J Clin Aesthet Dermatol. 2014;7(8):23–29.
  4. Locketz GD, Bloom JD. Percutaneous Radiofrequency Technologies for the Lower Face and Neck. Facial Plast Surg Clin North Am. 2019;27(3):305–320. doi:10.1016/j.fsc.2019.03.003